domingo, 7 de enero de 2018

Después de Canencia


Me encantan esos bares de pueblo o de barrio, con sus clientes habituales, 
 donde los pululan los niños que salen a la calle si hace bueno a jugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario